Técnicas de compensación en la deglución (I)

Esta semana publicamos un nuevo post sobre el proceso de deglución para pacientes con daño cerebral. Hoy hablaremos sobre las técnicas de compensación:

Las técnicas de compensación intentan restablecer el equilibrio y así, poder llevar a cabo una deglución funcional y sin riesgos. Eliminan los síntomas, pero no cambian el funcionamiento anómalo de las estructuras implicadas en el proceso de deglución.

Modificación de la consistencia

En relación a la exploración llevada a cabo por el terapeuta, se estima qué estructuras están dañadas y qué función se ha visto afectada para poder encontrar qué tipo de alimentos y qué consistencia es la que mejor maneja el paciente con su actual situación.

La consistencia de los alimentos va de sólido a líquido, pasando por consistencias intermedias: sólidos pastosos (croqueta, pescado en salsa o bechamel…), sólidos triturados (puré), semisólidos (cremas, yogur batido), liquido espeso (melocotón, pera, tomate, etc.) y líquido fino (agua). Se trata de establecer qué consistencia es la adecuada para preparar una dieta con los nutrientes y líquidos necesarios para el paciente.

A continuación se detalla una tabla con las consistencias recomendables según el tipo de alteración de la deglución que presenta el paciente.

Debemos entender que, en determinados cuadros disfágicos, existe una variedad de alteraciones, por lo que, una misma consistencia puede favorecer en una alteración determinada, pero puede ser peligrosa en otra.

Por ejemplo: en el caso de disminución de fuerza de los constrictores laríngeos, una consistencia líquida permite el paso faríngeo sin dificultad. Si a su vez existe una disminución del cierre de la vía aérea, al suministrar líquidos, estaremos llevando al paciente a realizar una aspiración.

Tabla de consistencias para la deglución

Responder